Fotografiando con Barrera Infrarroja

Fotografiando con Barrera Infrarroja

 

Fotografiando con Barrera infrarroja

 

 

Cada vez este tipo de técnica fotográfica es más popular, grandes fotógrafos consiguen tomas llenas de detalles y acción resultando estas muy llamativas. Gracias a esta técnica podemos realizar fototrampeo a las especies más recelosas y esquivas ya que su utilización nos dará la facilidad de tomar imágenes sin estar presentes y así evitar ser descubiertos, del mismo modo que no alteraremos su forma natural de actuar. Por otro lado la posibilidad de tomar imágenes de alta velocidad hará que disfrutemos como nunca de la fotografía.

 

Como comenzar

 

La fotografía con barrera infrarroja requiere paciencia y mucha observación, tengamos presente que si trabajamos animales salvajes, ya sean aves o mamíferos, estos deben pasar por un lugar exacto para así cortar el infrarrojo y ser retratados, este hecho en si es el más arduo trabajo a tener en cuenta ya que serán necesarias constantes caminatas para encontrar rastros y conocer que animales se mueven por la zona y así comenzar a plantear como llevaremos a cabo el trabajo.

El equipo es otro punto importante, una cámara que nos de la posibilidad de controlar totalmente los parámetros, la colocación en modo manual de esta será obligatoria para así jugar con la abertura y las velocidades, esta debe de tener la posibilidad de conectar un cable disparador (siempre electrónico), y la marca de esta será al gusto del consumidor.

Sin flashes nos será imposible realizar ciertas tomas ya que si queremos congelar el aleteo de un  carbonero o retratar un mamífero de costumbres nocturnas serán necesarios, todos ellos con escalones de potencia y olvidemos como en la cámara los automatismo, la regla de oro es esta, siempre en modo manual.

Siempre es aconsejable hacerse con fotocélulas para disparar todos los flashes y así evitar tener esparcido por el suelo metros y metros de cable para sincronizarlos todos, el tema esta en tener el flash principal conectado a la cámara, y cuando este sea disparado, las fotocélulas registren este golpe de luminosidad y haga responder así al resto de ellos, estas células no son especialmente económicas pero aligera mucho el trabajo de montaje del equipo en el escenario elegido.

Claro esta que adquirir una barrera infrarroja será importante. Existen muchas en el mercado, unas mejor que otras, pero mi consejo es la de adquirir esa que sea ligera, cómoda de colocar, sensible, que el haz infrarrojo sea generoso en su distancia y si es posible de refracción directa.

 

Tipos de reflexión:

   -Reflexión en linea:    Son aquellas que requieren de un emisor y un receptor por separado, esto quiere decir que por un lado tendremos un sensor  emisor, el cual deberemos colocar, y por otro tendremos otro aparato que será el receptor, estos dos deberán estar alineados en linea recta creando así un haz invisible para los animales y para nosotros, de este modo cuando sea cortado activará  la cámara y realizará la fotografía.

   -Reflexión directa:     Son aquellas que en un mismo sensor portan el emisor y receptor, haciendo así que el trabajo sea mucho más comodo y rápido, estas fotocélulas acostumbran a llevar un sistema de control de la distancia de acción tocando un simple botón. Estas por otro lado hacen que el equipo sea más caro por la complejidad de la fotocélula, un gasto que bajo mi punto de vista es agradecido ya que con la lineal os acordareis al intentar poner en linea recta dos sensores, siempre bien fijados ya que si se desalinearan haría dispara la cámara hasta que esta se quedara sin batería o la apagáramos nosotros.

 

Una buena opción es la de fabricar una nosotros mismos, si nos informamos bien por internet y hablamos con los especialistas donde compremos lo necesario, no deberíamos tener muchos problemas. Si es esta nuestra opción, no escatimaremos en hacernos con un buen sensor, son parecidos a los que se colocan en las puerta de los parkings, pero estos acostumbran a tener una respuesta lenta, por eso la mejor opción son los sensores de uso industrial. Otro accesorio vital es el relé que lleve instalado, deberá ser de una gama alta, ya que este es el que lanzará el impulso a nuestra cámara una vez que el haz infrarrojo haya sido cortado, esta respuesta si es rápida nos facilitará el trabajo y conseguiremos más precisión en el momento a captar. 

 

Por otro lado, mucha gente pregunta que lentes utilizar, depende claro esta de la toma que deseemos realizar, desde angulares hasta teleobjetivos cortos hasta 105 mm es aceptable, aquí cada uno dejará volar la imaginación y tendrá claro lo que quiere conseguir, pero claro está, al que le debe parecer bien es al sujeto a retratar ya que si es muy receloso la idea de poner la cámara encima suyo no será muy viable. 

 

Vamos al campo

 

Una vez claro donde vamos a trabajar y con la imagen en nuestra cabeza, nos decidiremos a comenzar la sesión, colocaremos la cámara en su sitio enfocándola y una vez hecho esto, colocando el enfoque en manual para que este no sea alterado por la cámara antes de hacer la toma ya que si se dispara en la oscuridad la cámara es probable que primero enfoque y luego dispare, retardando el momento que queremos congelar.

 

Se colocará la ceba en el caso que lo hayamos atraído mediante este proceso siempre evitando que se vea en la toma, claro esta, y pasaremos a la colocación de la barrera.  Es de vital importancia que esta este fijada totalmente evitando así que sea movida por el viento o por el propio sujeto a fotografiar, ya que si esto pasara y la barrera permaneciera cortada aun vez nos hemos ido del escenario, no pararía de realizar fotografías con sus consecuentes destellos de flashes y así arruinando la sesión por completo.

 

El punto tercero y igual de importante que el resto son la colocación de los flashes, por norma general con un mínimo de tres flashes tendremos suficiente para lograr una toma más que aceptable. Por norma general se colocan dos flashes frontales a unos 45 grados y uno de ellos más elevado que el otro para así dar más volumen y no crear una luz excesivamente plana. El tercero podemos utilizar para dos destinos distintos, la iluminación del fondo y teniendo muy presente el evitar que esto cause un golpe de luz fantasma en la toma y así arruinándola o bien un contraluz al sujeto para así aislarlo del fondo y destacar más su silueta, para este fin siempre se sobreexpondrá un punto a relación de los otros flashes. 

 

Una vez hayamos colocado todo y estemos seguros que el equipo esta correctamente conectado, probado sujeto y con los parametros bien ajustados, intentaremos camuflar lo máximo posible todos los elementos, haciendo que tan solo queden a la vista los cabezales de los flashes y el objetivo.

 

Es muy probable que en las primeras sesiones no obtengamos los resultados deseados, incluso es probable que no obtengamos resultados, ya sea por el sonido de los condensadores de los flashes cuando carguen o por cualquier otro motivo, pero aún así aconsejo que no se cese en el trabajo, ya que la perseverancia en esta disciplina es más necesaria que en otras técnicas fotográficas, merecerá la pena el sacrificio cuando veamos los resultados. 

 

Especialmente me siento atraído por la fotografía de mamíferos por la dificultad de ser vistos, y esto me obliga a realizar paseos nocturnos en pleno invierno para montar y recoger el equipo, esto siempre se hace un tanto pesado pero es la parte dura de la técnica y tenemos que asumirla si deseamos tener resultados.

 

Consejos y ampliación de equipo.

 

Todos los comienzos son duros y se cometen errores, de ahí que nos podamos desilusionar rápidamente y ceder a la práctica de esta disciplina, por eso quiero dar unos consejos que he podido observar que he cometido y tras muchas pruebas apurar la forma personal de trabajo.

 

* Pasar desapercibido:

Esta claro que tenemos que intentar alterar lo más mínimo el medio por diferentes motivos, uno de ellos es que los paseantes del lugar no puedan darse cuenta que ahí ocurre algo, ser discreto es primordial. Por otro lado debemos hacer que el sujeto a retratar se comporte de forma natural, que no sienta recelo y se sienta como en casa. Para esto aconsejo siempre colocar palos y piedras simulando trípodes, flashes, cámara, y todo lo que necesitemos colocar el día de la sesión fotográfica. Si permanecemos una semana atrayendo al sujeto y con los “señuelos” colocados, nos resultará mucho más sencillo acostumbrarlo y a enseñarle que nada le va a causar problemas o daños.

 

* Siempre estar presentes:

Otra forma interesante de motivarnos, y claro estar, aprender más sobre el sujeto a retratar así como a otro tipo de fauna de lugar y porque no, de si la zona es muy transitada por posibles amigos de lo ajeno, es hacerse con una llamada cámara South. Existen muchas en el mercado, todas ellas aceptables, con muchas prestaciones que nos facilitarán el trabajo, pero creo que lo básico es que sean rápidas, que carezcan de luz incandescente, teniendo la posibilidad de realizar fotografías y principalmente vídeos, ya que estos últimos serán los que nos den más información sobre como interactúan con el equipo y por donde realiza las entradas y salidas del escenario, estos equipos no se puede decir que sean económicos, oscilando entre los 250€ a los 600€.

Si hemos decidido comprar una maravilla de estas, informémonos primero de si estas tienen accesorios de seguridad, como cajas metálicas y pitones o candados especiales para que estas no sean robadas.

 

* Bricolaje:

En esta disciplina el bricolaje es algo necesario ya que necesitaremos soportes y diversos “inventos” para obtener mejores resultados. Creo que la utilización mínima o incluso eliminar trípodes es algo necesario, pero cada uno utiliza los accesorios necesarios y que de cierta forma le exige el sujeto a retratar.

Yo para esto, utilizo sargentos de pequeño tamaño para el soporte de los flashes en ramas y troncos de arboles, mientras que para sujetar la cámara fotográfica, utilizo otro sargento de mayor tamaño para así asegurarme de que no sufra ningún tipo de vibración o movimiento inesperado, a este le adapto una pieza que  he realizado con materiales, o bien de aluminio o hierro, a este le coloco un tornillo de rosca Withword 3/4 para colocar la rotula y ahí soportar la cámara.

Actualmente he hecho algo más complejo y rebuscado, ya que me he visto obligado por las exigencias de la garduña a hacer una caja metálica en la cual coloco en su interior un flash y la cámara, esta tiene la opción de abrir compuertas traseras y delanteras para así manipular el equipo y colocar objetivos, mientras que en su parte inferior una rotula especial para ella la cual le otorga movimiento ya sea vertical o horizontal, todo esto hace que el equipo este más seguro, no se moje por las aislantes del interior y que el animal no recele el día de la sesión. 

En esto de inventar objetos que nos ayuden en esta disciplina irá muy ligado nuestras necesidades personales y ingenio, pero también digo que no tienen porque ser necesarias del todo, son cosas que se van labrando poco a poco, ya que si nos pasamos con estas cosas tal vez necesitemos vender el todoterreno para hacernos con una furgoneta sin olvidar que transportar todo al lugar deseado puede resultar un problema.

 

Conclusión

 

Como he dicho antes, no debemos desanimarnos, esta técnica nos ayudará a ver lo que pocos pueden ver y los resultados son impresionantes así como agradecidos. Paciencia el la norma número uno y si no estamos dispuestos a tenerla la cosa se complicará mucho, ya que esta claro que la cámara no hace la fotografía y nosotros somos los artífices de esta.

 

contenidos © Javier Fernandez Traperocreado en Bluekea